martes, 9 de julio de 2013

Matan y decapitan a un árbitro que sacó un cuchillo

Árbitro Otávio Jordaó da Silva 
La historia del árbitro descuartizado en Brasil escribe uno de sus últimos capítulos, al saberse que uno de los responsables de esta brutal acción se ha entregado a la policía.


Los hechos ocurrieron en una liga de fútbol de las últimas categorías, en Campo do Meio, en el estado de Maranhão, al noreste de Brasil. Este lugar iba a darse a conocer al mundo entero por unos acontecimientos que se alejan del mundo del deporte.
La tragedia se inició con una expulsión. El árbitro, Otávio Jordão da Silva, de 20 años, después de mostrar tarjeta roja a Josemir Santos Abreu, de 31 años, comenzó a recibir numerosos golpes. El árbitro se defendió sacando un cuchillo y clavándoselo en el pecho al futbolista, provocándole una herida que le causó la muerte de camino al hospital.
La acción del joven colegiado no iba a quedar impune. Varias personas saltaron al campo, desarmaron al agresor a pedradas, lo lincharon y le quitaron la vida. Pero la venganza no iba a quedar ahí, aún faltaba lo más macabro de la historia. Descuartizaron el cuerpo de Otávio Jordão da Silva y clavaron su cabeza en una estaca.