lunes, 28 de octubre de 2013

Guabirá le amargó la noche a Oriente

Guabirá empató con Oriente. (Foto: El Día)
Jugando con un hombre menos todo el segundo tiempo, Guabirá se trajo un valioso empate del ‘Tahuchi’ Aguilera. Si bien el empate perjudicó a ambos el que pierde más es el equipo que dirige Roberto Pompei que no puede salir de su mal momento.

Sacando a relucir la ‘furia roja, el equipo de David de la Torre le amargó la noche a los ‘refineros’ que habían pronosticado quedarse con los tres puntos, por poco se quedan con las manos vacías y tuvieron que conformarse con un empate de 2 a 2.

La primera etapa fue intensa con acciones casi parejas y todo se encaminaba que los primeros 45 minutos terminaría con el marcador en blanco. Sin embargo una falta de Herman Solíz comete una falta a Hugo Vargas en el área mayor y el árbitro cobra la pena máxima que el goleador Yasmani Duk cambia por gol. Con ese marcador se irían al descanso.

En la segunda etapa Guabirá justificó el por qué le llaman la ‘furia roja’, porque precisamente eso fue lo que se vio en el campo de juego, los dirigidos por De la Torre se agruparon bien en la cancha impidiendo que Oriente crezca futbolísticamente.

Los ‘azucareros’ se fueron al frente en busca de la paridad que llega de los pies de Antonio Torrez que aprovechó un centro de Castillo mal despejado por Pablo de Muner a los 57 minutos.

Doce minutos después Darwin Ríos es derribado en el área del penal por Pablo de Muner y el árbitro cobra la pena máxima que Castillo se encarga de anotar pero sin festejar. Para sorpresa de los hinchas albiverdes Guabirá estaba al frente en el marcador.

Parecía que los tres puntos se venían al norte, pero una desinteligencia en la defensa de Guabirá permite a Alcides Peña marcar el 2 a 2 a dos minutos de concluir el partido.


La dirigencia roja criticó la actuación del árbitro Óscar Maldonado por la expulsión de Didi Torrico y por la contemplación a De Muner a quién no lo echó del campo de juego después de la falta que le cometió a Ríos. ‘Era el último hombre y debía haberlo expulsado’, dijo Rafael Paz, presidente de Guabirá.