lunes, 7 de julio de 2014

Un montereño destaca en Brasil

Santiago Crespo en pleno combate. (Foto:Facebook)
 La frase: ‘Nadie es profeta en su tierra’, parece ajustarse a la medida en la historia de Santiago Crespo Cuéllar, un montereño que radica en Brasil desde hace años. Allí comparte su tiempo entre su trabajo de cardiólogo con su otra pasión, el karate.

Santiago Crespo Cuéllar, nació el 21 de noviembre de 1972 en Montero,  y es parte de esa camada de deportistas que se formó con el instructor de karate, Elmer Pérez, allá por el año 1988, uno de sus contemporáneos es el sensei Melanio Suárez, que dirige la escuela municipal de karate.

Crespo egresó como Bachiller en Humanidades del colegio Gabriel René Moreno y en la Universidad Mayor San Francisco Xavier de Chuquisaca se formó como médico cirujano. En su época de Universitario, continúo practicando karate en Sucre al mando del instructor Salvador Estrada. Integró la selección chuquisaqueña, logrando el tercer lugar en los Juegos Estudiantiles en Santa Cruz de la Sierra, además de varios títulos en campeonatos departamentales.
El montereño en su faceta de médico. (Foto: Facebook)
Al finalizar la universidad, y luego de una breve estadía laboral en Montero, decide ausentarse a Brasil donde obtiene las especialidades de Cardiología  en el hospital beneficencia Portuguesa de Sao Paulo y en Medicina Intensiva en el hospital Albert Einstein.

En San Paulo donde radica en la actualidad, Santiago Crespo es parte de la Escuela de Karate Gaviões al mando del sensei Klemerson Chagas (entrenador de la seleccion paulista de karate), también practica la disciplina de Jiujitsu con el instructor Alexandre Martins, siendo campeón en varios torneos, entre ellos el campeonato norte y nordeste;  logró el segundo lugar en el torneo Panamericano.

Hace dos meses Santiago Crespo participó en la final paulista de karate, logrando clasificar y ser parte de la selección paulista de karate. También representó a San Paulo en la primera final del torneo brasilero disputado entre Río Grande do Sur, Santa Catarina, São Paulo y Goiás, obteniendo el boleto para la gran final que se disputará en Brasilia en el mes de octubre.

Hijo de los conocidos educadores Alfredo Crespo Revollo y Graciela Cuéllar, se declara un orgulloso hincha del club Guabirá a tal punto que en algunas ocasiones se presenta en los torneos con la casaca oficial del club. “Soy orgulloso de ser boliviano y de ser hincha de Guabirá”, dice a tiempo de poner en alto la tricolor boliviana y la divisa roja del azucarero.
En el podio. (Foto: Facebook)
PROYECTO
El estar lejos de su tierra hace que la nostalgia lo embargue, pero todavía no piensa en el regreso. Más aún se siente agradecido con la oportunidad que le brindó la vida de estar en uno de los países más progresistas de Sudamérica a tal punto que uno de sus proyectos es abrir una escuela de karate en la ciudad, aprovechando la experiencia de su buen amigo y colega Melanio Suárez, el proyecto podría cristalizarse en breve.

El financiamiento correría por su parte, pero si hay apoyo privado será importante, lo que intenta es conformar un equipo altamente competitivo. “La escuela será de gran ayuda para los niños y jóvenes, además será una forma de devolver lo que mi ciudad me brindó”, dijo.


En este tiempo las cosas no ha sido fáciles para el montereño, pero la perseverancia, la dedicación y la responsabilidad en el trabajo ha hecho que Santiago Crespo se roce con prestigiosos médicos del vecino país, además de ganarse a puro pulmón el reconocimiento como profesional, situación que hace feliz a su progenitores que llenan la ausencia de su hijo, con la satisfacción de que su retoño es un hombre de servicio a la sociedad.