viernes, 16 de enero de 2015

Sergio Castillo: “Me duele ver a Guabirá en el descenso”

Sergio Castillo en el estadio Gilberto Parada
Esa fue la frase emotiva que brotó de lo más profundo del emblemático jugador que tuvo en su momento el club rojo, Sergio Castillo, un futbolista que destacó dentro y fuera de la cancha por su entrega y disciplina;  lució con orgullo la divisa roja por siete años.

“Yo siempre añoro para este club lo mejor y me duele ahora saber que está en el descenso luchando por al volver al profesionalismo”, dijo Sergio Castillo a tiempo de convocar a la unidad de los montereños en torno al club, que en su criterio es una de las instituciones más representativas del norte cruceño.

Después de mucho tiempo, Sergio estuvo pisando el césped de la Caldera, cosa que lo emocionó profundamente, y no negó que algunas lágrimas se le quisieron escapar, porque comenzaron a surgir los recuerdos de aquellas tardes lindas de fútbol, de jugadas inolvidables, algunos goles que gritó con toda el alma, pero sobre todo de sus compañeros de equipos. “Eso a uno lo emociona”, declaró a Impacto Deportivo.

Sergio Castillo se ganó el respeto y la admiración no sólo de sus compañeros, porque se erigió como gran líder, sino también de la exigente hinchada que todavía lo recuerda con mucho cariño porque destacó como deportista y como persona.

Después de abandonar el fútbol, Sergio se afincó junto a su familia en Jujuy (Argentina), allí logró establecer una empresa de transporte que él mismo administra, pero siempre pendiente del fútbol apoyando al club de su barrio trabajando con los niños, cuenta Castillo para los amigos que le perdieron el rastro después de deja Guabirá.

Después de mucho tiempo Sergio Castillo llegó a Montero acompañando a dos jóvenes futbolistas de Jujuy, que en su criterio tiene condiciones para militar en Guabirá, aclara que no llega en condición de empresario, simplemente lo motiva el agradecimiento que tiene al club al cual siempre tratará de retribuir trayendo futbolistas que puedan aportar a la institución.

A Sergio le agrada la propuesta que le realizó la dirigencia, formar parte del cuerpo técnico que dirige Fernando Ochoaizpur, sin embargo por el momento la situación está descartada por motivos laborales. “Sería un gran reto para mí, porque estos es lo que a uno le apasiona, quizá para más adelante”, indicó.

Castillo comenta que nunca le llamó la atención dirigir un equipo, razón por la cual dejó a media el curso de director técnico, siempre me llamó más la atención ser un ayudante de campo o trabajar con los niños. En su criterio hace mucha falta la docencia en el fútbol, particularmente en las divisiones menores, es ahí donde los dirigentes deben enfocar más su trabajo.

En criterio de nuestro entrevistado un jugador se debe iniciar a los 8 años de edad, esa es la etapa adecuada para poder inculcar valores necesarios que hagan de él un buen deportista pero sobre toda una persona de bien. Sin embargo la realidad es otra, acá los dirigentes creen que el futbolista recién se forma a los 16 años, ese es un criterio errado, precisó.

“Un futbolista de 16 años debe estar listo para jugar en primera división, no por obligación sino por convicción”, destacó.

Sergio Castillo jugó en Guabirá en la temporada 1995-1996; 2000-2001 y 2003. También defendió los colores de la selección boliviana de fútbol en 1996-2001..