jueves, 19 de marzo de 2015

Okinawa: Padres de familia apoyan trabajo de escuela de fútbol

Grupos de niños que trabajan en el turno de la tarde. (Foto: ID)
Los padres de familias de los niños y jóvenes de la escuela municipal de fútbol de Okinawa se han involucrado en el trabajo de sus hijos apoyándolo con actividades para hacer más llevadero su tarea.

Así lo hizo conocer Laida Vaca Arteaga, presidenta de la escuela de fútbol, al señalar que se sienten agradecido con la municipalidad que apoya con el pago de los salarios de los instructores, la dotación de material y el transporte cuando una de las categorías tiene que ausentarse a la sede de un torneo para cumplir una invitación de sus similares.

Los padres de familia realizan actividades como venta de comidas, kermesse, sorteo para recaudar recursos económicos y apoyar el trabajo de la escuela de fútbol, particularmente cuando más de una categoría tiene que viajar a otros municipios para disputar campeonatos, indicó Vaca.

En la actualidad son más de sesenta niños y jóvenes que trabajan en cada turno a órdenes del entrenador Julio César “Cate” Castedo y su preparador físico José Luis Antelo que trabajan de lunes a viernes en la parte física y táctica para luego evaluar el rendimiento de sus “pupilos” en partidos de amistosos, señaló Julio César Castedo que aprovecha muy bien sus relaciones en el ámbito futbolístico para intercambiar trabajo con otras escuelas similares.

Castedo se siente afortunado por el apoyo permanente que recibe de los padres de familia, situación que lo motiva a redoblar el esfuerzo en el trabajo para no defraudar la confianza depositada en su persona.

Uno de los primeros logros del trabajo es haber logrado la inclusión del municipio de Okinawa y su selección sub 10 en la Copa Santa Cruz, torneo que organiza la academia Tahuichi Aguilera de forma paralela al Mundialito Paz y Unidad; en el debut al representativo de la capital triguera del país no le fue bien, pero el rendimiento de los jugadores dejó tranquilo al cuerpo técnico y padres de familia.


Okinawa es una buena cantera de futbolistas, precisó Castedo señalando como ejemplo a los hermanos Miguel Ángel y Darwin Ríos que ahora militan en el club Guabirá, el trabajo de estos deportistas debe ser la luz para guiar a los nuevos futbolistas.